#Sense8Day Carta de Amor a Sun

Comencé Sense 8 como lo hago con todas las serie de Netflix; en maratón el día de su estreno (hace harto rato ya). Esperaba mucho de la nueva serie de los Wachowski pero desde el principio que sentí que no daba su 100%, aun así me quedé, menos por la esperanza de que mejorara que por mi instantáneo amor a Sun, la seca Doona Bae, quien también participó en Sympathy for Mr. Vengeance, la primera de la trilogía de la venganza de Chan-wook Park que alguna vez reseñé.

Espérense no más que Sun empiece a lanzar combos...
Espérense no más que Sun empiece a lanzar combos…

En general siento que la serie se esfuerza demasiado por ser inclusiva y diversa (lo quue no pasa, por ejemplo, en Orphan Black en donde esto mismo aparece de forma más orgánica), tenemos personajes de distintos rincones del mundo, que participan de distintas sociedades y que por tanto tienen distintas sensibilidades, interpretados por un cast internacional y que no obstante es forzado a hablar una misma lengua -el inglés, obvio-, y cuya diversidad está limitada a su atractivo, que aunque heterogéneo sigue ciñéndose con demasido ahinco a los distintos ideales de belleza. Considerando que se trata de una serie sobre un nuevo tipo de humano capaz de conectarse con otros aunque estén a cientos de kilómetros, que su discurso en defensa de la alteridad sea lo menos verosímil parace un error involuntario innecesario. Pero pasando por alto las sospechas de cierto cinismo, y perdonando las presentaciones predecibles, la historia y la serie van tomando forma y creciendo conforme sus protagonistas se van cohesionando.

Y sí, aquí entre nosotros puedo confesar la ENORME influencia que tuvo la presencia de Mark Riemelt (otrora crush fujoshi-adolescente. PD: véan Napola) como el pillo que intenta redimirse de los pecados del padre y de la familia, en el que siguiera presionando “siguiente capítulo” en Netflix, pero su historia no es la única que me conmovió. Siendo como soy, de izquierda, tsundere y amante de las artes marciales era sólo cuestión de tiempos antes que Sun y Capheus -a.k.a Van Damme- (Aml Ameen) se robaran mi corazón.

pobrecito, déjenlo!
pobrecito, déjenlo!

Amor a Sun por ser la más fuerte de su familia, por dejarlo todo por un par de ingratos sólo para no defraudar la memoria de su madre. Amor por ser fuerte pero también por dudar, tener miedo, rabia, pero no dejar nunca controlarse por su lado oscuro. Amor por ser noble, inteligente, valiente, por no ser indiferente al dolor ajeno y por ser honesta con su propia vulnerabilidad. Amor ser la heroína que es.

Aquí es donde la serie, que se permite ser graciosa y hasta subidita de tono (diría mi mamá), concentra su fuerza, en la interacción cada vez más íntima entre personas que de pronto se hacen irremediablemente sensibles a otros, a sus alegrías, líbido y sufrimiento. Lo verdaderamente interesante de Sense 8 es preguntarse cómo actuaríamos nosotros si no estuviésemos encerrados en nosotros mismos, en nuestra propia razón y en nuestos propios sentidos, si no sólo  intentáramos comprender otros puntos de vista sino que pudiesemos ver a través de los ojos de otros. Un poco como Will Graham, supongo.

Imagínense pelear como Sun <3
Imagínense pelear como Sun <3

En lo personal creo que la mitad de mi grupo me caería mal, porque tiendo a trabajar más sobre ideas que sobre emociones, y soy difícil de converser. Parece que apesar de la conexión sensible entre los 8 protagonistas, cada uno mantiene intacta su ideología, lo que no significa que no puedan intentar persuadirse. Otra de las ventajas de retratar personalidades tan distintas es que la serie también tiene la oportunidad de recorrer disntos géneros; a veces es una comedia romántica; un drama político; un thriller vengativo y una película policial con tonos de ciencia ficción.  Géneros que va uniendo conforme avanza en las historias individuales y hace crecer el suspenso de cuál será el futuro de esta nueva “clase”.

No me importan éstos dos, a decir verdad.
No me importan éstos dos, a decir verdad.

Netflix aprovechó en día de hoy, 8/8, para anunciar que la serie contará con una segunda temporada en la que espero vayan puliendo la narrativa, y abracen la diversidad más que como mero catchphase. Pero también espero que la mamá de Van Damme se sane y que Sun haga pagar a su hermano. Pero en fin, ¿qué les pareció a ustedes? ¿Cuáles son sus personajes favoritos? (siéntase libre de abstenerse si la respuesta es Gorski).

Agregar un comentario