#PelículasNecesarias The Witches of Eastwick

Como prueba rotunda de “todo lo pasado fue mejor” está The Witches of Eastwick, comedia ochentera a cargo de George Miller que hace ver a cualquiera de nuestras sitcoms contemporáneas como la tía soltera mojigata. Porque no importa cuando discutamos sobre igualdad de género o libertades sexuales, ni la cantidad obscena de civiles asesinados violentamente offscreen en las producciones de superhéroes, en la era P.C nada podría estar ni remotamente cerca de la esta sola escena:

No conforme con esto, la película cuenta la historia de tres amigas pueblerinas demasiado grandes para las limitaciones de la vida rural, quienes pasan sus noches libres deseando que la visita de un extraño llegue a irrumpir la insoportable rutina del pueblo, soñando con la existencia de un hombre que no sea ni un acosador ni un cobarde, uno que esté a la altura de sus necesidades sexuales. El hombre en cuestión resulta ser Jack Nicholson, y las tres amigas Cher, Susan Sarandon y Michelle Pfeiffer, quienes bajo la dirección de Miller ofrecen todo lo que pueden llegar a imaginarse.

Basada en la novela de John Updike, la película cuenta la historia de mujeres que agobiadas de vivir por debajo de los estándares de su propio talento, invisibles en una sociedad que las castiga por su género, descubren su poder interior luego de la llegada de Van Horne (Nicholson), lo que a ojos del resto del pueblo se siente como un pacto con el diablo. Lo que le sigue es una reflexión sin censura sobre -el hipermanoseado término- el poder femenino, y hasta conviene que lo desarrollemos.

Pero todo lo bueno viene con su precio, la película se produjo en una lucha constante de Miller contra los ejecutivos hollywoodenses que amenazaban con cortar el presupuesto y solicitaban cambios de acuerdo a los requerimientos de focus groups, aún así, el genio de Miller y la sola presencia de sus estrellas dan en la nota de un tipo de humor que hoy nos convendría recordar, ese que se preocupaba más por hablar con honestidad de sus conflictos que el complacer las sensibilidades correctas.

Agregar un comentario