[Películas Subvaloradas] The King of Comedy

The King of Comedy llevaba varios meses en mi lista de pendientes de Netflix. Estaba esperando el momento correcto para verla, aunque no creí que fuera después de ver Silence. De todas las colaboraciones entre Scorsese y Robert De Niro, quizá sea la menos comentada. Pero es prueba de lo bien que nos hacen las comedias cuando se hacen con buen gusto y se sustentan en una crítica a sus propias condiciones de producción.

Rupert Pupkin (De Niro) es un admirador de Jerry Langford (Jerry Lewis, quién si no?) y aspira a convertirse en el rey de la comedia. No tiene experiencia en stand-ups, de hecho, Scorsese se niega a mostrarnos su rutina hasta el final. Por lo que sabemos bien podría ser un desastre. Pero cree firmemente en la premisa del Nico Massú. Y eso es lo que importa ¿o no? ¿Creer que nos sueños se hacen realidad?

Comparaciones no-relacionadas

Me pasó con La La Land que me costó creer en la nobleza de las aspiraciones de sus protagonistas -y por extensión, en las del propio Chazelle- porque la vi poco después de releer “La Dialéctica de la Ilustración”. Me costó hacer la vista gorda al hecho de que para que Emma Stone cumpliera su sueño de convertirse en estrella de Hollywood, para mantener el lujoso estilo de vida de los famosos, se necesitan de cientos de jovencitas para adularla, jovencitas que no lo logran, y que se dedican a vender café, a cuidar a guaguas, y a lavarles la ropa a las celebridades. Pensé que mi cinismo me hacía aspirar a una película más ácida, consciente de su propia incongruencia.

Todo esto es The King of Comedy (gracias don Martin por ser tan amargado como yo <3). Otra película para los tontos que sueñan, que deciden dejar de soñar y hacer lo necesario para cumplir sus sueños. El guión de Paul D. Zimmerman es la base perfecta para el comentario pesimista y el humor crítico de Scorsese, quien nos permite ver a De Niro en una de sus más adictivas interpretaciones, tan incómoda que se te paran los pelos, tan patética que no podemos dejar de vernos a nosotros mismos. A esa parte de nosotros mismos que se siente un único copo de nieve.

Si no la ha visto, hágase un favor, deje todo lo que está haciendo y siéntese a verla.

Agregar un comentario