#PATALEO Basta de Películas Meh!

Les propongo un ejercicio. Cierren los ojos e intenten recordar cada vez que después de ver una película de estreno este año, su reacción inmediata fue meh! Si la suma les da más de diez, bienvenidos al club. Para mí el problema se hizo evidente con Doctor Strange, una película que a pesar de mi esfuerzo (porque les juro que traté) no logró golpearme como suelen hacerlo las buenas películas. Y entonces pensé, si la reunión en pantalla de la Tilda Swinton, Benedict Cumberbatch y MADS MIKKELSEN POR DIOS no logran ponerme los pelos de punta, es porque algo está pasando. Entonces empecé mi propia cruzada contra las películas “piolas” y hace poco me topé con este video que creo enuncia bien el problema:

Como bien lo anuncia el escritor nerd número 1, es una epidemia que tiene dos consecuencias nefastas: primero, acrecienta un sentimiento de conformidad entre nosotros, el público. Sospecho que la evolución técnica juega un rol importante en este punto; la democratización tecnológica nos permite estar más conectados y acceder a saberes  contenidos antiguamente vetados en las regiones menos centralizadas pero también, al reducir los costos de acceso al contenido y facilitar su distribución estamos expuestos a un número inconcebible de producciones estrenándose con una velocidad agobiante de modo que nos queda poco o nulo espacio para digerir lo que vemos y tomar la distancia crítica necesaria para emitir un juicio riguroso sobre el uso del lenguaje, la pertinencia de la historia, o el impacto de la estética en cada una (análisis que por lo demás, requieren del conocimiento de ciertos conceptos y metodologías analíticas que tampoco tenemos tiempo de estudiar en detalle).

All in all it's just another brick in the wall...
All in all it’s just another brick in the wall...

Segundo, y como resulta evidente de la fuga de talentos desde la otrora meca hollywoodense, la estandarización de las fórmulas de cada género se ha vuelto tan esclavizante que sus películas en vez de apelar a momentos y emociones humanas tal y como las experimentamos en nuestra cotidianidad material, se muestran según la norma cinematográfica. Por ejemplo, sabemos que el héroe está en peligro no porque la construcción dramática nos de espacio para sospechar que va a ser traicionado o que caerá en una trampa, sino por el diálogo expositivo de los personajes plot devices y por supuesto, la música de IT´S A TRAP! Y entonces entramos en una suerte de interrogación cartesiana sobre si las películas/series imitan nuestras vidas o nuestras vidas son una reproducción de lo que vemos en las películas/series. Lo hemos visto en el cine de terror más que en cualquier otro género (aunque si están buscando algunas de este año que escapan a la convención, aquí encuentran algunas), pero también en la fatiga de las producciones de superhéroes con subtexto post 9/11.

¿A dónde se fue la imaginación?

Para el escritor nerd número 1, se trata de una epidemia. Para mí, que gusto del melodrama, es una crisis de proporciones homéricas que demuestra que estamos frente a un medio en decadencia, corroído hasta la médula por la mediocridad y el conformismo. “El cine ha muerto”, nos dijo un profesor en nuestro primer año de universidad, y parafraseando a Nietzsche me atrevo a agregar: “¡Todos nosotros somos sus asesinos!” Por supuesto que hay personas mucho más calificadas que yo que denunciaron este problema antes. Pensemos en el autoexilio en el que viven John Carpenter y Terry Gilliam, y en el preocupante diagnóstico de los pocos grandes nombres que continúan activos en la industria, como este análisis de Scorsese.

¿Es una situación reversible? Considerando que la producción es un diálogo entre los dueños de los medios y nosotros los consumidores, es posible que sí pero ¿seremos capaces de revertirlo? Probablemente no. Díganme vieja qlia señora, pero extraño que las nuevas películas se sientan como un acontecimiento, que me absorban y me escupan de vuelta a mi propia vida, con al menos cien preguntas sobre qué está bien y qué está mal.

Pero como es fin de año y no quiero deprimirlos, aquí les dejo una de las mejores escenas de una de las mejores películas – y con menos exposición- que he visto en el último tiempo (:

Agregar un comentario