[Libros] Girlfriend In a Coma, En qué nos hemos convertido?

¿Saben qué? Por lo que he podido ver, a los veinte años uno ya sabe que no va ha ser una estrella de rock (…) A los veinticinco sabe que no va a ser dentista ni experto en nada (…) A los treinta -prosiguió Linus-, empieza a cernerse sobre uno una especie de sombre, y se pregunta si alguna vez llegará a sentirse realizado, y no digamos ya a ser rico o tener éxito“.

La primera vez que leí Girlfriend in a coma (o “La Segunda Oportunidad” de Douglas Coupland) estaban empezando mis veinte, o sea que todavía tenía razones para creer que la estrella dentro de mí iba a comenzar a brillar en cualquier momento. Ahora, con los treintas en un inminente futuro, lo retomé sólo para reconocer -no sin dolor- la veracidad de la sentencia de Linus. Así que antes de seguir, un poco de música:

¿Se acuerdan de la adolescencia? Cuando todas las tardes eran tardes de conversaciones existenciales y todas las noches, noches de exploración y autodescubrimiento. Ese tiempo en que no teníamos límite de tiempo y por lo mismo, podíamos planear el futuro perfecto. Imaginen que un día la gente comienza a quedarse dormida y mueren, todos, en todos los países del mundo, y que al final sólo quedan ustedes y sus amigos más cercanos de 4to medio ¿qué harían con un planeta sólo a su disposición? La respuesta de Coupland es sencilla, lo mismo que han estado haciendo toda su vida adulta: nada.

En la novela, a nuestros alguna vez jóvenes protagonistas se les presenta la oportunidad de empezar un nuevo mundo desde cero, levantar una comunidad libre de instituciones corruptas y ambiciones individualistas, pero aún con todos los recursos, con toda la libertad del mundo. Esta segunda oportunidad se convierte para ellos en una atípica extensión de la atrofiada vida que llevaban antes del apocalípsis.

Si tuviera que contar la cantidad de películas/series/mangas/juegos de temática postapocalíptica que he visto sólo este año, la suma seria aterradora. Lo que me hace sentir que de cierto modo son ficciones que apelan a ese heroísmo escondido que nos encantaría tener. Porque todos queremos ser Carl o Darryl, nunca Eugene o el padre Gabriel. Porque en el fondo sentimos que dada la oportunidad, floreceríamos para convertirnos en Rocky Balboa, nunca en Paulie. Por eso, a penas terminé el libro fui a revisar mi anuario para recordar la persona que era a los 17, y la persona en la que se supone me debería convertir, y encontré esto:

anuario

¿Qué tal si el mundo no es lo que nos limita? ¿Qué tal si con toda la libertad y los recursos existentes continuáramos siendo las tristes personitas cuyos sueños no llegan a cumplirse jamás? Qué tal si simplemente, no tenemos lo que se necesita.

La ansiedad de las grandes expectativas sobre las que construimos nuestra identidad generacional es un tema discutido también en otros espacios. ¡Oh, los millenials y sus (poco estables, poco ortodoxos) trabajos! Pasa que solemos sentirnos solos en esta cruzada, olvidando tal vez la existencia de generaciones como la del propio señor Coupland, una que cuando se trata de fracasos, frustración y expectativas aniquiladas, nos dan cátedra.

1 Comment

  1. […] es decir: “demasiado Coupland”, así que empecé a releer Girlfriend in a coma, del que les conté más aquí. Básicamente, un libro sobre el fin del mundo en el que a ti y a tu grupo de amigos de toda la […]

Agregar un comentario