#IndieCrush Kristen Stewart

Después de su reciente monólogo en SNL, difícil no amar a Kristen Stewart. Otra de las niñas famosas que creció frente a las cámaras y se convirtió en esta mina seca sin que lo notáramos. Pero como todo lo que vale la pena en esta vida, su nombre se hizo conocido a costa de sufrimiento. Yo me enamoré cuando la vi en On the Road, a poco de aprender a vivir con el trauma de Crepúsculo.

 

Nunca vi/leí Twiligh. Un desafortunado día, mientras estaba estudiando con la tele sonando de fondo, empezó la última parte de la saga. La miré por un rato y pensé que era una de esas películas parodia como Scary Movie. Pero no, la película es simplemente ASÍ DE MALA.

Me sentí un poco como Leo DiCaprio en Inception. ¿En qué clase de mundo vivimos? ¿Uno en el que Hollywood se gasta un presupuesto obscenamente alto para hacer C-I-N-C-O de estas películas? Ayúdanos Señor -suspiré.

dream collapsing
Ojalá quedarse en el limbo…

 

Aunque dejando el dolor de lado, hay que reconocer que Kristen ha contribuido con su granito de arena como actriz indie. Sólo en 2014 la vimos discutiendo la caducidad de las mujeres en el medio en Clouds of Sils Maria con la Juliette Binoche (que no necesita presentación), y construir puentes para reestablecer el vínculo madre e hija en Still Alice, junto a Julianne Moore. El 2015 fue su su año más experimental, con incursiones en otros géneros. Se reunió con Jesse Eisenberg en American Ultra (con guión de Max Landis <3) y se reveló contra una sociedad indolente en Equals.

Kristen8
DIOS MÍO, DAME TU FORTALEZA!

Su transformación se suma a la de otros colegas protagonistas de populares franquicias para adolescentes. Al revés del mito, pasó de ser la perdida niñita de pelo largo a la poderosa intérprete de melena que es hoy. Y el cambio de look parece una suerte de declaración de principios, un pequeño gesto de rebeldía.

Como si intentara contrarrestar el tiempo invertido en aquella saga de cuyo nombre no quiero acordarme. El año pasado sumó varios títulos a su CV. Protagonizó la nueva de Woody Allen y Personal Shopper, y además apareció en Certain Women y Billy Lynn. Y hasta llegó a dirigir su corto en solitario.

Por cierto, qué manera de tener buen cast esta película:

Ojalá estos tres años sólo sean el comienzo de la carrera de Stewart. Ojalá encuentre su propia voz en una industria que tanto se empeña en homogeneizar la diferencia.

Agregar un comentario