Especial #RurouniKenshin Kyoto Inferno & The Legend Ends

En medio de los acalorados debates sobre el futuro cinematográfico de los superhéroes de DC y Marvel, y considerando la sequía de historias originales en las carteleras mundiales, quise inaugurar mi nuevo blog comentando una adaptación, la última parte de la trilogía live action de Rurouni Kenshin y su tratamiento (super) heróico del ex hitokiri.

presentación de Soujiro (Ryunosuke Kamiki)
Presentación de Soujiro (Ryunosuke Kamiki)

Con un masivo estreno mundial, del que las distribuidoras nacionales decidieron permanecer al margen priorizando tantas joyas del mal gusto y de paso evidenciando nuestra crisis educacional y condición tercermundista, es sin duda una de las adaptaciones más celebradas del último tiempo. A juzgar por el éxito de la primera, y si la comparamos con las menos afortunadas de su tipo (sí, te hablo a ti M. Night Shyamalan), el secreto parece reposar sobre un entendimiento profundo del discurso sobre el que se levanta la historia original, lo que permite modificar ciertos factores sin alterar “la esencia” -si uds quieren- de la obra original. Eso y una ejecución dedicada, entendiendo que las necesidades formales y narrativas son distintas en cada caso y por ende, enfatizando los momentos precisos.

En este sentido, una de las fortalezas de Ruroken son las secuencias de lucha que mezclan destrezas de sus mismos protagonistas (mención especial para Takeru y Ryunosuke), con la justa cuota de FX y un montaje que permite disfrutar de ambos. Basando gran parte del peso dramático en el violento pasado de Battousai, pero conservando parte de esa espectacularidad del Shonen por los modos de pelear, la adaptación de Keishi Ohtomo traduce con gracia la historia de Kenshin desde un género más juvenil hacia un público más adulto. Esfuerzo coronado a la perfección por el trabajo de Takeru Sato, quien haciéndose cargo de sus escenas de acción logra transmitir con naturalidad, a través del lenguaje físico, los estados anímicos de un personaje bastante silente.

ruroken-3
Primera pelea entre Kenshin y Soujiro

 

Siguiendo de cerca la historia de Nobuhiro, Kyoto Infierno introduce el arco de Shishio (Tatsuya Fujiwara), sucesor de Battousai, quien operó como hitokiri de la facción Meiji hasta que el triunfante gobierno dejó de necesitarlo y se sintió amenazado por su espada, razón por la que le prendieron fuego y lo abandonaron. Cuando su empresa de venganza creció lo suficiente, el gobierno recurre a Kenshin como el único calificado para hacerle frente, y limpiar, una vez más, los errores del gobierno. El contexto es el de un Japón que ha comenzado a incorporar los modos del primer mundo, pero en el que los teatros locales aún cuentan la “leyenda” de Battousai, el hombre que soñó con una nueva era, pero a pesar de dedicarle dos películas lo que más pierde -y que se notó también en la primera- es la reflexión política, especialmente porque perdemos de vista las backstories de los Juppongatana, historias a través de las cuáles Nobuhiro ilustró la real dimensión de las traiciones de Meiji.

Shishio (Tatsuya Fujiwara) y su ejército
Shishio (Tatsuya Fujiwara) y su ejército

Los eventos más relevantes son aquellos que rodean a Kenshin y Shishio, los únicos episodios que se cruzan con la historia original son la visita de Kenshin y Misao (Tao Tsuchiya) al pueblo de Eiji donde se enfrentan por primera vez a Soujiro, el enfrentamiento con Cho (Ryosuke Miura) por la última espada de Shakku Arai, la persecución de Aoshi que incluye su pelea con Okina (Min Tanaka) y el entrenamiento final con el maestro Seijuro Hiko (Masaharu Fukuyama), omitiendo la cruzada de Sanosuke (Munetaka Aoki), su encuentro con Anji y el aprendizaje del Futae No Kiwami y las batallas de Kaoru (Emi Takei) y Yahiko contra el Juppongatana. Y el verdadero problema no es la omisión, que podemos entender por el poco tiempo, sino que nos quedamos con un grupo no menor de personajes puramente funcionales, Kaoru relegada a su rol de damisela en apuros, Sanosuke al de matón tierno y Yahiko al de ayudante.

rurouni-kenshin-7
La historia de Eiji y el pueblo olvidado por el Gobierno.

 

Sin embargo, para no perder ese comentario sobre la negligencia de los poderosos respecto al destino de aquellos sobre quienes gobiernan que tanto prima en el manga de Nobuhiro, en The Legend Ends se introduce una maniobra que le permite a Kenshin enfrentar a Shishio por vez final, y al gobierno deshacerse del enemigo sin sacrificar la evaluación pública, aunque al final son los soldados de con menos estrellas (entre ellos Saito) quienes terminan oponiéndose a las órdenes del alto mando creyendo en las habilidades de Kenshin, y quienes lo homenajean al final en una emotiva escena que nos deja con la sensación de que al final Kenshin es reconocido por lo que siempre lo motivó, ayudar a los vulnerables para construir una mejor era.

En cuanto a las secuencias de pelea, que son el gran fuerte a lo largo de las 3 películas, las que más destacan son ambos encuentros entre Soujiro y Kenshin, particularmente el último que gracias a la dedicación de ambos nos permite tener los planos más largos en una escena de este tipo; el de Misao contra los hombres de Shishio; el de Aoshi y Kenshin; y la batalla final entre Shishio y Kenshin, Sanosuke, Saito y Aoshi. Otro de los aspectos más cuidados de la franquicia es la exposición de los paisajes y la vasta escenografía que recrea el Japón de la Restauración Meiji, es común ver planos bellamente compuestos que le sacan el mejor provecho narrativo en una historia cuya amplitud requiere todo tipo de astucia narrativa. 

Kenshin y el hijo de arai discuten sobre la importancia de la paz en la nueva era.
Kenshin y el hijo de arai discuten sobre la importancia de la paz en la nueva era.

Por otro lado, nada muy lejano a las falencias del resto de franquicias de superhéroes que nos llegan desde Hollywood, el héroe que carga con una responsabilidad que lo condena, los inocentes que padecen los abusos de los poderosos y la espectacularidad de sus habilidades,la sobremusicalización y los diálogos explicativos, pero en el caso de Ruroken tenemos el privilegio de contar con escenas de lucha bastante más explícitas (mejor coreografiadas y ejecutadas además), y el juicio a la cobardía de los sobrevivientes y la mezquindad de los poderosos.

Aoshi "tan impresionante que es casi hermoso" Shinimori enfrenta a Okina
Aoshi “tan impresionante que es casi hermoso” Shinimori enfrenta a Okina

Al final, una trilogía que coincide con bastantes de los códigos del cine de acción de industria (no en vano se trata de Warner) pero que conserva la nobleza de la historia de Kenshin y sus padecimientos, que logra transmitirla a un público más amplio aunque para disfrutarla completamente sea necesario estar familiarizados con la obra original de Nobuhiro y por supuesto, una crítica al utilitarismo e instrumentalización de los gobiernos autoritarios que entrega reflexiones sobre los modos en que opera el poder de forma muchísimo más severa y coherente que toda la saga Divergente.

2 Comment

  1. JuanCarlos says: Responder

    Que maravilloso poder conocer a alguien que le tenga tanto cariño a esta saga como yo. A veces me pasa que la encuentro tan fundamental en mi vida (la vi muy adolescente) que me es dificil explicarlo a las personas que me rodean. Creo realmente que Samurai X es el mejor manga que he visto por lejos y debe estar en el podio de lo mejor que he visto en la tv a mis cortos (?) 31 años.

    Antes de ver estas películas, cuando ya sabía que estaban por salir y veia trailers y todo, me dolía un poco la guata. La segunda temporada de Samurai X debe ser por lejos la mas importante por que tiene mucho que ver con el personaje, con su pasado (shishio y el gobierno), con lo inconcluso (su maestro) y con la esperanza de futuro (kaoru y el dojo). Sabía que la primera película había salido bastante bien, pero le tenía algo de miedo al resultado, al evidente “corte” que tendría de contenidos.

    Cuando finalmente vi ambas películas (no hace mucho, un mes o algo así) pude respirar tranquilo. Aunque algunas cosas muy importantes quedaron fuera (la historia de Anji es tremenda, merecía ser contada) el resultado general rescata bastante bien la esencia de la serie. Esa volá épica que actualmente es muy dificil conseguir en el cine acá funciona perfecto, no cae mal ni se acerca remotamente al mal gusto. En el otro extremo está el trailer de la película de los mineros, terrible.

    A pesar de que el producto es casi perfecto, hay desiciones que no me gustaron (repartidas entre el fanatismo y el intento de objetividad), como el llevar el conflicto al barco y no a la fortaleza de Shishio, saltarse el jupongatana completamente y solo mostrar a Cho, mucha importancia a la historia de Aoshi que a ratos me quedaba un poco fuera de lugar dentro de la película y la completa ausencia de las descripciones técnicas de los estilos de combates de los espadachines (que manera de desaprovechar el estilo de Soujiro, la importancia de que era mas rápido que Ken, algo mas se podía hacer!), son elementos que me hubiese encantado ver en live action. Pero ahora ya está hablando mas el fan que el critico objetivo.

    La 2da temporada de Samurai X debe ser una de las mejores historias contadas en la TV. Todavía se me paran los pelos con mi capítulo favorito, “un principio secreto”, la anagnórisis en esta parte de la historia es casi para ejemplo académico. Y siempre, con mucho buen gusto y bien jugado.

    La frase de Kenshin que llevo media vida recordando es “a que le tienes miedo? a Seijuro Hiko o a la muerte que se cierne sobre ti?”, y escucharla tal cual en la película fue impagable.

    Muchas gracias amiguitos japoneses por sacar algo tan bueno y ser tan fiel a ustedes mismos, los adoro 😀

  2. […] @GeraldyC tiene un especial dedicado al Live Action del amiga/animé también conocido como Samurai ….  Esta es la segunda parte en la entrega de la trilogía del hombre de la espada sin filo, que presenta a Shishio. […]

Agregar un comentario