Especial Luc Besson: El Quinto Elemento [1997]

En tiempos abundantes de fantasías post apocalípticas, la mayoría de ellas oscuras, sombrías, pretenciosas, simplistas e incluso unas cuantas derechamente fascistas, es bueno rememorar una película cuya falta de consistencia argumental es compensada por la riqueza de su imaginario. El Quinto Elemento es de aquellas películas que no desea ser más de lo que es, que se sabe liviana y lo disfruta y de paso te ofrece un par de minutos de pura entretención.

La sociedad de la vigilancia prospera en el futuro.

Protagonizada por Bruce Willis  y Milla Jovovich (quien después se transformaría en la musa de las películas de Resident Evill), encarnando a como Korben Dallas, un ex-militar y actual taxista y a Leeloo, el quinto elemento y ser supremo destinado a salvar al mundo de caer en la oscuridad absoluta cada 5000 años., respectivamente. Con un arte bizarro y exuberante -casi neobarroco-, dibuja una sociedad en la que la contaminación de las ciudades se soluciona con vehículos voladores y rascacielos que desafían la fuerza de gravedad, con metrópolis no sólo llenas de basura sino también sobrepobladas y en la que la moda de la calle nos recuerdo lo que luego harían Lady Gaga o Nicki Minaj (quién diría que el personaje de Chris Tucker, Ruby Rhod, sería tan premonitorio), en gran parte gracias a los diseños de Jean-Paul Gaultier.

El Kung-Fu continúa siendo relevante en el futuro.

Un collage que reúne los hitos clave de los clásicos de la ciencia ficción, que parece un crossover entre el look de La Naranja Mecánica con la adorable decadencia e irrelevancia de los chicos de Transpotting. Y por supuesto, con Zorg (Gary Oldman), uno de los villanos más satíricos y menos profundos de los que hemos disfrutado en largo tiempo.

Heil Zorg.

Como decía, El Quinto Elemento parece sacada del ímpetu adolescente de Besson, ese que celebra las referencias a joyas del género mientras se da el lujo de construir cuando monstruo y escenario sale de su imaginación y de contar con un cast que da perfecta vida a cada uno de sus personajes.

Agregar un comentario