#PelículasNecesarias Winter in Fire: Ukraine’s Fight for Freedom

Winter on Fire no es una película de Marvel, pero está llena de superhéroes. No es un drama bélico pero hay niños vestidos de soldados y jóvenes idealistas que se enlistan por convicción. Y es que este documental nominado al premio Oscar y que encuentran disponible en Netflix, no posee ni de la frenética cámara de Michael Bale, ni la grandilocuente narrativa de Chris Nolan y sin embargo, reduce todas las chorezas técnicas del cine de industria a lo que son: un factor ornamental muchas veces explotado para eclipsar la falta de sensatez y compromiso con las historias que se narran.

Un documental que en su intento por retratar el ascenso de la lucha del pueblo ucraniano por la libertad, por sacudirse de los últimos retazos de la cortina de hierro, nos abofetea directamente. No porque intente recriminar nuestra falta de conocimiento sobre el fenómeno, sino porque es imposible no pensar que mientras en nuestras cómodas redes sociales discutíamos con ahínco sobre si Zack Snyder traicionó o no al personaje de Superman, en Ucrania comenzaba a gestarse una dictadura que aplastaría los cuerpos y espíritus de cientos de pobladores que sin agenda política partidista detrás, simplemente lucharon por su derecho a la autodeterminación reclamando su propia soberanía.

d24b721fb7a9e40bcfbc365060b53075

Aun cuando los episodios de violencia policial en las manifestaciones es un imaginario que compartirnos todos como chilenos y latinoamericanos, lo que el gobierno hizo para asfixiar al movimiento insurgente de ciudadanos en Ucrania es peor que todas las distopías adolescentes que tan rentables han resultado en las carteleras mundiales. Probando una vez más que la brutalidad y el fascismo son bastante más desgarradoras de lo que nos han hecho entender a través de los medios de comunicación masivos. Pero lo hermoso del relato es que la convicción de la lucha no se extingue jamás, y que por cada camarada caído sus compañeros se alzaron con mayor entusiasmo, aceptando la posibilidad de la muerte refugiándose en la satisfacción de llenar tu lugar en la historia, de cumplir con sus deberes históricoz no para sí mismos sino para los que vendrán, de ser parte de algo más que tu propia existencia hedonista.

Así, doctores, estudiantes, inmigrantes, y señoras usando coladores a modo de cascos se organizan y luchan por defender el poder de la ciudadanía por determinar el modo en cómo su propio país debe funcionar. Una lucha desgarradora pero también llena de esperanza, que resiste toda la adulación capitalista al individuo y rescata la vida en comunidad, la alianza con el vecino, todo ese ethos que en un país como el nuestro, nos fue arrebatado de cuajo, sin piedad. Un documental que prueba que incluso en tiempos de necesidades inventadas para justificar el sagrado ciclo de la producción y el consumo, cuando llega el momento de levantarse y luchar el sentimiento no es exclusivo de los románticos revolucionarios sino de todos aquellos que comprenden que la alternativa es una vida esclavista y precaria, prácticamente la aniquilación de todo lo que en nosotros es humano.

 

1 Comment

  1. […] Es obvio que todas las ficciones post 9/11 tienden a incluir la pregunta por si el fin justifica los medios. Intentando abordar el complejo panorama de medidas represivas y pérdida de libertades civiles en pro de la seguridad nacional. En este contexto, sí, se trata de un “escenario especial” en el que la amenaza de los metahumans fuerza la mano de las autoridades para tomar acciones desesperadas pero que una organización gubernamental decida sacar a un grupo de criminales convictos de la cárcel y enviarnos en una misión para atacar otros civiles debería -por lo menos- levantar algunas alertas, especialmente considerando que hay países en los que este tipo de medidas no son ficción. […]

Agregar un comentario