#30Días30Películas Suicide Squad

A pesar de mis gustos pretenciosos y mis lecturas complicadas, soy muy consciente que no todo lo que vemos/leemos/escuchamos puede provenir de oscuros autores alemanes. Y más allá del la vocación mitopoiética de las franquicias de superhéroes, el por qué me senté a ver Suicide Squad en primer lugar va un poco en la línea de:

bj_sadness

And i made a huge mistake….

Podría sumarme a la inmensa mayoría y continuar explorando sus muchas fallas argumentales y formales: la horrorosa secuencia de presentación de personajes/video clip; la absoluta falta de verosimilitud; las desastrosas actuaciones; el desperdicio de las pocas buenas actuaciones; los clichés; las acciones predecibles; los diálogos melosos y los expositivos. En fin, la lista da para dictar cursos completos. Pero lo que en verdad me molesta no es haber perdido mi tiempo viendo una mala película, sino que perdamos de vista lo negligente que es acerca de su propia premisa, una que descansa en el más descarado fascismo.

La principal razón porque la que tuviera que repetirme a mi misma este mantra durante toda la película

OJALÁ!!

 

Es obvio que todas las ficciones post 9/11 tienden a incluir la pregunta por si el fin justifica los medios. Intentando abordar el complejo panorama de medidas represivas y pérdida de libertades civiles en pro de la seguridad nacional. En este contexto, sí, se trata de un “escenario especial” en el que la amenaza de los metahumans fuerza la mano de las autoridades para tomar acciones desesperadas pero que una organización gubernamental decida sacar a un grupo de criminales convictos de la cárcel y enviarnos en una misión para atacar otros civiles debería -por lo menos- levantar algunas alertas, especialmente considerando que hay países en los que este tipo de medidas no son ficción.

Me parece que la vileza que yace detrás de esta medida es aún peor que el sadismo de todos sus protagonistas. Pero pensé que se trata de un “error involuntario” por parte del equipo creativo hasta que me topé con esto:

ayer_tw1

Sé que muchos de ustedes están indignados con el señor Ayer por haber arruinado sus expectativas, por perpetuar las fallas del extenso nuevo universo cinematográfico de DC, y por haber cortado material que sobre uno de sus personajes más polémicos para minimizar la censura y asegurar una mayor audiencia. Pero hay algo profundamente devastador en leer a un hombrecito privilegiado comparar su situación frente a la violenta crítica hacia su película, con la violenta lucha real que protagonizó Zapata, trivializando uno de los procesos históricos más importantes de nuestro tiempo.

Honestamente, quién querría vivir en un mundo en que la lucha por la libertad protagonizada por héroes pasados es comparada con el enfrentamiento a las críticas virtuales sobre una película que posee la relevancia política e histórica de un cactus. Lo que convierte a Suicide Squad no sólo en la peor película del año (un título no menor considerando la vasta y ardua competencia) sino en una de las peores expresiones humanas del último tiempo.

Agregar un comentario