3 Animes Que No Puedo Dejar De Ver

Cada vez son más los animés que se suman a mi lista de series en emisión, esta vez les quiero comentar sobre tres que se han convertido en mis favoritos:

1. Gekkan Shoujo Nozaki-kun

Porque Tomoda-kun lo vale.

Uno shoujo sobre cómo se crean los shoujos, sobre quiénes crean los shoujos y sobre cómo los mangas, animés, juegos y el merchandising nos prometen un acercamiento íntimo al mundo del romance y las relaciones de pareja pero terminan vendiéndonos una fantasía que sólo nos complica las cosas. Me encanta que sea autoreflexivo pero sobretodo, que sepa reírse de sí mismo y de los de su tipo. Además cuenta con un set de personajes imposibles de no querer, pueden leer mi análisis más extenso aquí.

2. Barakamon

Naru, la mejor coach motivacional

Mientras en Hollywood abundan las súper-ultra-mega-producciones que celebran los avances de la técnica y se pierden en la fascinación por los efectos especiales, del otro lado del mundo tenemos Barakamon. La historia de un joven artista de caligrafía, arte que corre fuerte en su familia, que es obligado por su padre a dejar la ciudad y tomarse un tiempo en una alejada provincia luego de haber golpeado a uno de los jurados que calificó a su caligrafía de “conformista”.

En el pueblo, Handa-sensei se ve rodeado de entrometidos vecinos que le muestran que el conformismo y mediocridad de su arte se debe a su exceso apego al canon y su falta de experiencia en la vida. Naru le enseña la importancia de tomar riesgos, de permitirse jugar y dejar de tomarse tan en serio a sí mismo pero sobretodo, la gente del pueblo le muestran una de las cosas que nos ha sido negada en las grandes ciudades: la experiencia de la vida en comunidad, de esas conversaciones irrelevantes y al mismo tiempo tan ricas para el espíritu, del cómo en nuestra interacción con los otros también aprendemos más de nosotros mismos.

En resumen, una serie que con unos pocos elementos es capaz no solo de entretener, sino de entregarnos genuina alegría.

3. Haikyuu!

Homenaje a las caras de Tanaka-senpai

De amplio universo de animés de deporte que han salido en el último tiempo, reconozco que Haikyuu se va convertido en uno de mis favoritos. Su encanto radica no tanto en el suspenso de los partidos -aunque hay bastante de eso también-, ni en los interminables flashbacks que introducen las trágicas historias de sus protagonistas -qué sería de los animés de deportes sin ellos- sino en el encanto de sus personajes y el cómo aprenden a cohesionarse y formar el mejor de los equipos.

Al priorizar el presente de sus protagonistas, nos muestra como van superando de a poco los fantasmas del paso, de sus individualidades y su inexperiencia. Otro de los puntos a favor que ha sabido permanecer ajeno al gran mal que acecha a los animés de este tipo, esos partidos interminables y los episodios de relleno. En cambio, los cuervos de Karasuno avanzan rápido en los enfrentamientos y van mostrando fluidamente los resultados de sus entrenamientos.

4 Comment

  1. puta que fue bkn la temporada pasada ! (también estaba zankyou no terror) ahora solo estoy viendo 1 anime “shigatsu wa kimi no uso” y ni siquiera me convence mucho
    muy buena pagina y bkn los vídeos q suben a youtube !!
    saludos

  2. Gracias!! ^.^
    Yo recién empecé con ZNT pero estoy con Korra y la segunda temporada de Psycho-pass que anda bastante bien 😛

  3. Con tu reseña me dieron ganas de ver haikyuuuuu ;A;
    lo dejare en mi lista de animes por ver para cuando termine el semestre XD

  4. Es lo mejor Teru-chan <3
    Also, serías un perfecto Noya-senpai
    ( ͡° ͜ʖ ͡°)

Agregar un comentario